Trabajando en una mejora equilibrada

El programa de mejora genética de Topigs Norsvin es famoso por su enfoque equilibrado. El 100% no es sólo economía, sino que se busca un equilibrio adecuado entre costo, bienestar animal y condiciones óptimas de trabajo para el personal de granja. Cada lechón nacido extra debe ser destetado por su madre. Ni adopciones ni cerdas nodrizas. Ése es el credo de nuestros objetivos de mejora en reproducción: No buscar el máximo de lechones nacidos vivos, sino un equilibrio entre el tamaño de camada, calidad del lechón y baja mortalidad. Para ello, pesamos en nuestros núcleos de selección 750.000 lechones al año el día de su nacimiento, para seleccionar lechones fuertes y madres excelentes.

Es fantástico ver que este enfoque equilibrado está funcionando. Los datos anuales de “Ingris’’ de Noruega en 2016 lo reflejan. En 2012, Noruega era el primer país en introducir la nueva hembra TN70. Norsvin es la única empresa de mejora genética porcina en Noruega, por lo que, los datos noruegos son 100% datos de genética Topigs Norsvin.

Noruega es una muestra de que nuestro enfoque equilibrado de mejora está funcionando. Los datos anuales de “Ingris´´ lo confirman. Es bueno ver como los lechones nacidos vivos por camada se han incrementado un 4% en 5 años. En el mismo período, vemos que el número de nacidos muertos ha descendido un 8% y el número de lechones destetados por camada se ha incrementado en un 6%. El porcentaje de lechones destetados respecto a los nacidos vivos se ha incrementado de un 85% a un 87% en 2016. La mortalidad de los lechones durante la lactación ha descendido de un 15,1% a un 12,7% en 2016. ¡Un descenso del 19%! La Cerda TN70 muestra el potencial de reunir los mejores genes de dos mundos: Topigs y Norsvin.

Es extraordinario que los resultados en Noruega sigan nuestras tendencias genéticas, trazadas en las gráficas. ¿Por qué Noruega muestra los mismos resultados que los que se marcó como objetivo Topigs Norsvin?

Creemos que la razón es la siguiente: la legislación noruega no permite más de 120 madres por granja. En cada granja el propietario trabaja con un empleado a tiempo parcial. Esta situación se ha dado desde hace décadas y es un contraste importante frente a otros mercados de Europa, América y Asia. En una guerra de precios bajos, los trabajadores tienen que encargarse cada vez de un mayor número de cerdas. Así que, cada año tienen menos tiempo disponible para monitorizar las maternidades y las lechoneras. Éstas no son las condiciones idóneas para mostrar el potencial genético de nuestra TN70.

Estamos orgullosos de que Noruega nos muestre que nuestro enfoque equilibrado de mejora genética está funcionando de una manera sostenible.

Compartir esta entrada:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email