Usando ingene para producir lechones de alta calidad

Producir lechones de alta calidad, robustos, magros y que crezcan rápidamente con una alta capacidad de ingesta, esos son los objetivos de Rubén y Javier Uña Fernández en la granja S. C. Hufer. El uso de InGene encaja perfectamente en esta visión. Combinado con el talento por los detalles que ponen en todos los aspectos de la producción porcina, les permite a los hermanos producir lechones de primer nivel.

“Somos buenos en la producción de lechones y nos gusta más este trabajo que el trabajo con los finalizadores”, responde Rubén Uña Fernández cuando se le pregunta por qué su granja solo tiene cerdas y no hay finalizadores. Otra razón es que en la región donde se encuentra la granja es difícil expandirse debido a la legislación ambiental.

La granja de los hermanos está limpia y eso es increíble. Los edificios parecen nuevos y el espacio entre los edificios está ordenado y bien mantenido. Es difícil imaginar que esta es una granja de cerdas totalmente operativa.

InGene como garantía de calidad

Los hermanos comenzaron con InGene, el programa de núcleo cerrado de Topigs Norsvin, porque querían tener la garantía de que las cerdas eran de alta calidad, con la salud adecuada y que la mejora genética se suministra constantemente.

En línea con su naturaleza perfeccionista, los hermanos también aplican InGene de una manera muy exhaustiva. Javier: “Siempre tenemos un suministro de primerizas jóvenes que es más grande de lo necesario para que podamos seleccionar intensivamente en las primerizas pero también en las cerdas. Si tienen una mala producción, no tienen una segunda oportunidad”.

La selección más alta también significa que el hato tiene un mayor valor genético que en muchas otras granjas. Javier: “Queremos entregar lechones de calidad, lo que también significa que deben tener los mejores valores genéticos posibles”.

Línea-Z separada

Las 30 o 35 cerdas Línea-Z que producen las nuevas cerdas TN70, se mantienen en una sección separada de la granja durante la gestación. Ruben: “Nos enfocamos fuertemente en TSI, el índice de valor genético de Topigs Norsvin. Solo inseminamos animales con el mayor índice. Somos  verdaderos seguidores de las herramientas que Topigs Norsvin ofrece, como las recomendaciones de cubrición”.

Son más que seguidores. Su impulso para mejorar también está claro en las discusiones con especialistas InGene de Topigs Norsvin. Tienen el desafío de mejorar aún más y obtener preguntas a profundidad sobre los cruzamientos que solo los especialistas InGene pueden hacer y responder.

“Nuevamente, hacemos todo lo posible para producir lotes uniformes de cerdos de calidad. Queremos entregar un producto superior a nuestro cliente”.

El lechón Hufer

Un producto superior a los ojos de los hermanos es un lechón que es robusto, fuerte, con buena condición, magro y con un alto consumo de alimento. También es un animal que crece rápido. La uniformidad de las camadas también es clave. El macho TN Traxx y la cerda TN70 son una buena combinación para estos rasgos. Cuando se vende un lote de aproximadamente 1000 lechones, solo cinco o seis permanecen como no vendibles. Esa es una cifra muy baja y es un indicador de la alta calidad y uniformidad.

Toda esta atención por los detalles y la calidad se traduce en que a las granjas finalizadoras les gusten los lechones e incluso piden específicamente “cerdos  Hufer”, ya que es una marca de calidad.

Los hermanos Uña Hernández sobre:

TN Traxx: “Los machos producen cerdos vigorosos que pueden cuidarse solos. Son activos y encuentran la ubre rápidamente para tomar calostro. Las camadas son uniformes y los lechones pequeños son muy raros. La conformación es buena y crecen rápido”.

TN70: “La cerda es una buena madre que cuida a su descendencia. Es una cerda social. Produce lechones más pesados ​​y es una buena productora de leche. Los lechones a los 63 días de edad son 0.5 a 1 kilo más pesados ​​que antes. Todo esto significa que la alimentación y la gestión deben ajustarse a esto”.

Información de la granja

Rubén y Javier Uña Fernández dirigen una granja de 550 cerdas llamada S.C.Hufer en San Pedro de la Viña (cerca de Zamora, España). Tienen un empleado. Los dos hermanos usan InGene para producir cerdas TN70. La granja cuenta con 200 lugares de cría para las primerizas y puede albergar 2000 lechones destetados.

Producen en un sistema de 3 semanas y venden los lechones a 22 kilos de peso a un finalizador. Las cerdas se inseminan con TN Traxx. La granja desteta 32.4 lechones por cerda por año. Los lechones vivos por camada son de 15.1 y la mortalidad antes del destete es de 11.4%. El índice de parto es 2,42. La tasa de reemplazo de las cerdas es del 57%. Esto es mayor debido a los estrictos protocolos de selección.

Los hermanos están orgullosos de afirmar que, a pesar de que tienen una alta producción, no trabajan con cría artificial o cerdas nodrizas. Lo único que hacen es estandarizar tamaños de camada justo después del parto. Otra señal de su impulso a la perfección.

Compartir esta entrada:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email